RANGERS

 

 

Tenemos entre 11 y 14 años, nuestro color es el azul, y junto con nuestros monitores formamos la Tropa. Dentro de la unidad, tenemos Patrullas: pequeños grupos que facilitan el trabajo en equipo, el reparto de responsabilidades y preparar actividades y juegos.

 

La Patrulla la formamos 5 o 6 Rangers, debe ser un grupo natural, mixto, de todas las edades y que integre a “nuevos y viejos”. Cada Patrulla tiene un Piloto, unos cargos y un nombre.

 

El Piloto de Patrulla es un Ranger de tercer año, con Promesa y en etapa de Animación, que elegimos para ser el responsable de su funcionamiento: es para la Patrulla, lo que el monitor es para la Tropa. Su función es coordinar, conseguir la integración y participación de todos y animarnos en todo momento.

 

Los Cargos son de gran importancia ya que nos proporcionan  una responsabilidad concreta a cada uno, nos ayudan a progresar y nos hacen participar a todos los Rangers en el funcionamiento de la Tropa. Los cargos más habituales son: secretario, socorrista, tesorero, fotógrafo, encargado de material, cocinero,…

 

 

No todos los Rangers estamos de igual manera en la Tropa: los nuevos tienen que superar la etapa de Integración, la mayoría de nosotros estamos en etapa de Participación, y sólo algunos consiguen por su gran interés y dedicación al Grupo pasar a la etapa de Animación.

 

Pero el verdadero progreso de los Rangers se basa en nuestra Superación Personal; un reto individual en cada uno de estos ámbitos:

 

Ø                       Con uno mismo a nivel personal (Reto del Hombre)

Ø                       Con uno mismo a nivel corporal (Reto de la Lucha)

Ø                       Con los demás y la sociedad (Reto del Pueblo)

Ø                       Con la naturaleza y el medio ambiente (Reto de la Aventura)

Ø                       Con Dios y el hecho religioso en la vida (Reto de la Alianza)

 

Superando todos los Retos, el Ranger consigue el Pentágono.

 

 

 

Varias veces al año nos reunimos todos los Rangers en Asamblea de Tropa para  decidir algo muy importante para nosotros: la Aventura, un tema que definirá nuestras actividades durante los siguientes meses: Piratas, Juegos Olímpicos, Asterix y Obelix, Sobre Ruedas,…

 

Para que tengamos éxito en la Aventura, es necesario una buena planificación y preparación. Tenemos que informarnos y aprender cosas nuevas, incluso, a veces, es necesario conseguir dinero para alguna actividad especial a través de los Extrajobs.

 

Tras la Aventura siempre hay Consejo de Ley, nos reunimos para evaluar y evaluarnos, es la mejor manera de descubrir nuestros defectos para superarlos, nuestras virtudes para potenciarlas y reconocer el progreso personal de cada uno. Es ahora cuando podemos celebrar que la Aventura ha sido un éxito.

 

 

 

 

 

 

 

Pero, sin duda, el progreso más importante de un Ranger, y de cualquier Scout, es cuando decidimos dar el gran paso y hacer la Promesa Scout, se trata de una decisión personal y voluntaria de comprometerse a llevar el estilo de vida propuesto en la Ley Scout. Es entonces cuando nos convertimos en Scouts de verdad y pasamos a formar parte de la Gran Hermandad Scout.